domingo, 31 de marzo de 2013

XIXONA - PENYA MIGJORN (29/03/2013)

Después de quitarme la "espinita" del último suspiro del GR-7 aproveché para añadir otra cima pendiente a mi historial, la Penya Migjorn de Xixona. Total ... la tenía a un tiro de 80 kms. desde El Pinós y ya metidos en faena, pues allí que me fui.
Tranquilamente y con el buen sabor de boca que me dejó la guinda del GR llegué a la turronera población alicantina sobre la 11:15h. Aparqué en las proximidades de las ruinas de su castillo (un bonito paseo con zona de aparcamiento y miradores) y pegué un bocadito con las vistas de Xixona a mis pies.

Xixona a los pies de su castillo
A mis espaldas el impresionante macizo de la Sierra de Penya-Roja con su cima de la Penya Migjorn.


Vaya tela lo que me espera ...
Cargadas las pilas, salgo por el paseo y ya veo las marcas del PR-CV 212 que me acompañarán durante toda la ruta.


Cruzo la carretera de Tibi y continúo por la derecha por un sendero paralelo a la misma y al barranco de la Font que desemboca en una carreterilla que da acceso a un chalet. Allí acaba el asfalto y sigo por pista (sendero de la Penya) en tendido ascenso.


Atentos a un primer desvío por la izquierda para tomar un sendero hasta un poste indicativo (caído) que nos ofrece dos posibilidades: subir a la Penya Migjorn por la senda de la Cova dels Corrals (derecha) o por la senda del barranco (izquierda). La primera es más larga y suave y fue mi opción. La bajada la haré por la segunda. Después retomaré este tema...





Seguimos, pues, por la derecha y volvemos a enlazar con la pista. Atentos a otro desvío más adelante (hay una flecha en una roca) porque dejamos definitivamente la pista para seguir subiendo por una bonita senda empedrada que rodea la sierra por el sur.






Llego junto al barranco de la Cova dels Corrals y el paisaje cambia un poco. Se pasa de un paisaje más árido a otro más verde. La pendiente se suaviza y llegamos a un vallecillo a resguardo de la sierra junto al barranco. La senda discurre entre algún pino y carrascas. Siempre siguiendo la bien señalizada senda llegamos junto a las ruinas del corral, con su aljibe. Arriba se divisan unas oquedades bajo las paredes del macizo.


Paraje de la Cova dels Corrals

La primavera colorea el bonito paraje. Un pequeño alto para relajarme y disfrutar de las vistas.
Sigo subiendo hasta un colladito desde donde se abre la panorámica hacia el sur con la sierra del Maigmó apareciendo imponente y toda la Foia de Castalla.

La sierra del Maigmó
Una nueva indicación nos señala la subida que nos espera hasta la Penya Migjorn. Una senda empedrada se dibuja bien rectita hacia arriba.

La senda de subida al collado previo a la cima
Vista al sur con el Maigmó y la Foia de Castalla
Nos deja en un cruce de sendas entre dos cimas. A la derecha la Penya Migjorn y a la izquierda su cima norte. Arrecia el viento de lo lindo y me dirijo primero hacia la Migjorn.


La costa con Alicante y la isla de Tabarca
Un grupo de jóvenes almuerza en el vértice geodésico.

Hacia la cima
Aprovecho para que me inmortalicen con las increíbles vistas que se abren en 360º.

El menda en la cima de la Penya Migjorn (1.226 m.)
Nos encontramos en medio de toda la montaña alicantina. Hacia el sur el Maigmó y la Silla del Cid. Hacia el oeste la sierra de Onil y la Foia de Castalla. La costa alicantina hacia el este. Y hacia el norte, el póquer de las montañas alicantinas: el Cabeço d'Or, el Puig Campana con el Ponoig, Aitana, Bernia e incluso la Mariola y el Benicadell. Toda una gozada, sí señor.

Panorámica desde la cima norte, a la derecha la Migjorn
Panorámica hacia el norte
Me despido de la cima y bajo hacia el collado que me separa de la cima norte para enfilar la subida hasta la misma.

Cima norte desde la Migjorn
El viento no amaina y hay que ir con tiento. Rápida visita a esta segunda cima desde donde tenemos otra vista del todo Alicante.

La Penya Migjorn desde la cima norte
Más de cerca

La tortuosa carretera del puerto de la Carrasqueta bien visible al oeste. Ya puedo apreciar la bajadita que me espera.
Justo en el collado entre las dos cimas nace una senda hacia el norte (hay una fita).

La bajada la haré por la izquierda
Me pregunto: ¿hay que tirarse por ahí?. La respuesta es: ... !pues claro!.
La primera parte es realmente vertiginosa y eso que ya estoy curado de espanto. Toca ir con tiento y buscar las señales el PR que se dibujan a contrapelo.

La bajadita se las trae al principio
El senderillo con piedra suelta entre las rocas de esta mole es traicionero. Fijamos la vista en el collado de la izquierda y allí hay que dirigir los pasos.

El collado a la vista
Una vez en este lugar, la senda se estabiliza. Vuelvo la vista atrás y parece increíble que haya bajado por ahí. En adelante la senda zigzaguea junto a este precioso barranco. Pinos, cipreses, enebros y encinas junto al sotobosque mediterráneo embellecen el recorrido bajo las colosales paredes calizas con los colores rojizos que le dan nombre a la sierra de Penya-Roja.

Me despido de la cima allá a lo lejos




Las paredes rojizas de la Penya-Roja

Vistas al norte con el Cabeço d'Or a la derecha, el Puig Campana asomando y Aitana a la izquierda
La bajada nos devuelve al cruce del principio donde se cierra el círculo y desde allí retomamos el mismo camino de subida hasta el castillo de Xixona.


Una caseta en la bajada



El castillo de Xixona y la torre Grossa


Una vez acabada la ruta y conocido el terreno, opino (y para gustos ... colores) que la volvería a hacer pero en sentido contrario. Ese barranco hasta el collado, de subida, lo disfrutaría más. A mí eso de la bajadas como que no me mola (ni las de derechos, sueldos o pantalones). De subida, lo que me echen. Pero esto es sólo un consejo, claro.
Tres horas y media después regreso al coche. Me cambio de calzado (¡oh my God! tengo una pequeña llaga en el talón que me hizo ver las estrellas casi al final) y me voy a pegar un bocadito junto a la Font d'els Bassons (unos metros más abajo junto a la carretera de Tibi).
Breve descanso y regreso a casa no sin antes pegar una última mirada a la Foia de Xixona desde el port de la Carrasqueta. Un verdadero placer para la vista.

La Foia de Xixona con la Penya Migjorn a la derecha, desde la Carrasqueta
Y así transcurrió mi procesión en este intenso Viernes Santo.
Ahora a descansar y el lunes ... más. Hay que aprovechar las minivacaciones.
Adéu.

1 comentario :

ximo casanova dijo...

I en millor companyia no la faries?