martes, 6 de noviembre de 2012

GR-7 (18) BOCAIRENT - ALCOI (27/10/2012)

¡Bueno, bueno...!
Etapa ésta con algunos retoques que, si bien trastocan un poco el recorrido "oficial" del GR, acaban por mejorarlo dándole un plus bastante interesante.
Vamos a hacer la travesía integral de la Sierra Mariola. Gracias a los retoques mencionados nos ahorraremos algún kilometrillo que nada aporta en cuanto a lo paisajístico a esta etapa y además nos permite la ascensión al Montcabrer (de obligada visita cuando lo tenemos tan a tiro).
La ruta no tiene desperdicio. Es una de las más atractivas (si no la más) de todo el GR-7. Lo tiene todo, un maravilloso Parque Natural, increíbles vistas, árboles monumentales y exóticos, fuentes, masías, endemismos botánicos, pinares bien cuidados, instalaciones recreativas, ermitas, gran proliferación de setas y de postre un barranco espectacular. Todo esto pintado con esos ocres y amarillos otoñales de los caducifolios que destacan entre la espesura verde.
Solamente un pero ... el par de chaparrones, uno al inicio y otro más intenso al final de la ruta que nos empaparon un poquillo. Pero bienvenida sea el agua que nos está regalando, de momento, este otoño.
Otra nota negativa y más triste fue la contemplación del desolador paisaje que quedó tras el incendio del 12/13 de julio de este trágico 2012 en una amplia zona entre la bajada del Montcabrer y el barranc del Cinc.
Allá que vamos. ¿Me acompañáis?.
Con un poco de retraso sobre lo previsto (la culpa fue del chachachá...taxi) salíamos del polígono de Bocairent camino de las primeras rampas de la Mariola. Aquí el trazado del GR nos obliga en un principio a dar un rodeo que nos llevaría a la ermita de Sant Jaume para luego enlazar arriba con la carretera CV-794 (Bocairent-Alcoi). Mejor atajar subiendo por los bancales de olivos y almendros hasta tomar la senda del Camí de les Aques. Un ligero chirimiri nos acompaña en esta primera subida del día y el terreno embarrado de los bancales la dificulta un poco.

Por el barranc d'Ontinyent

Tras vadear el barranco d'Ontinyent transitaremos paralelos a la carretera primero por la margen izquierda y luego por su derecha, junto a una gran finca ganadera. Resulta muy agradable caminar por esta herbosa senda bajo los pinos. Disfrutamos con la gran cantidad de setas que aparecen.



Más adelante volvemos a cruzar la carretera abandonando momentáneamente el GR para conectar con el, ya en la pista que nos conduce hasta la ermita de Santa Bárbara con su corral almenado. Precioso paraje donde destacan unos enormes cedros del Atlas, cipreses y un extraordinario y anciano chopo que se apoya en unos muretes de piedra.



Ermita de Santa Bárbara con su corral almenado

El anciano chopo y sus muletas

Un bonito lugar, ya no llueve, hay una fuente, son más de las diez...¿qué toca?...pues almorzar. Y eso es lo que hicimos.
Volvemos de nuevo a la pista entre pinos y bancales tapizados de verde. La mañana se solea. Pasamos junto a una casa (del Mingalot) con su charca.

Casa del Mingalot

Y más adelante unos corrales abandonados (casa del Mingol) donde encontramos otro monumental cedro del Atlas en compañía de otro ciprés tan majestuoso como aquel.

Monumental cedro del Atlas

Bonitas vistas hacia el sur.

Vista hacia el sur, con Banyeres de Mariola y la peña de la Blasca

Continuamos en ascenso por la pista ahora con vistas al límite noroeste de la Mariola.

Panorama hacia el noroeste, hacia la vall d'Albaida y la Costera

En un recodo tras cruzar un cortafuegos y el tendido eléctrico, dejamos el GR para atajar hasta la casa del Collet donde lo retomamos. Pasamos junto a una encina de gran porte y enseguida aparecen las instalaciones del camping de la Mariola. Atención a otro ejemplar arbóreo destacable, un ciprés llorón (nunca había visto esta especie) que realmente lloraba con ganas.

Ciprés llorón en el camping de la Mariola

Otra maravilla más en la ruta. Un poco de pista asfaltada para continuar hasta el precioso paraje de la font de Mariola, a los pies del pico del mismo nombre culminado por las ruinas de un castillo. Bucólico paisaje. Fotos de rigor y recarga de cantimploras.

Paraje de la Font de Mariola y el pico con los restos del castillo

Font de Mariola

Font de Mariola y su entorno

Seguimos por la pista a la derecha de la fuente. El GR-7 coincide en este tramo con el PR-CV 57.
Otra parada, ahora en la font dels Arbres junto al Mas del mismo nombre. La fuente se embalsa en una charca que es reserva de anfibios.

Font dels Arbres

Tras pasar junto a la Masía, otro atajito por senda que nace a la derecha y que nos lleva junto a unas colmenas en plena actividad.


Vuelta a la pista en ascenso hasta el collado de la Foia Ampla y el precioso valle que aparece después. Valle vigilado por la silueta del Montcabrer, el rey de la Mariola. El Mas de la Foia Ampla parece totalmente activo. En sus vallados pacen caballos y cabras. Un verdadero oasis para perderse una temporada.

Fernando junto al Mas de la Foia Ampla a los pies del Montcabrer

Pasamos por la parte trasera del Mas y enlazamos con la senda o assegador de la Cabanya a la Foia Ampla por la que transitaremos unos metros hasta el desvío que lleva a la cima del Montcabrer.
No hay discusión posible ante la tentadora posibilidad de volver a la cima de esta montaña, aunque ello conlleve el sacrificio de dejar de nuevo el GR, que se va por la izquierda para enlazar arriba con el PR-CV 27 que viene de Cocentaina.
Pues para arriba que vamos (aquí es otro PR, el 57) el que nos llevará hasta alcanzar los 1.390 m. del Montcabrer. Durilla subida con lo que ya llevamos a cuestas, pero sarna con gusto no pica.


Subiendo al Montcabrer

Y el gusto o gustazo son las increíbles vistas desde la cima. Lástima del fuerte y helado viento que soplaba allí y que no invitaba a permanecer mucho rato en el vértice geodésico. Fotos a mansalva y para abajo.

Tot el Comtat desde el Montcabrer



En la cima del Montcabrer (by Manolo Moliner)

Vista hacia el oeste en la bajada

Continuamos hacia el sur camino del cerro de les Penyes Monteses que bordeamos. Si miramos hacia atrás vemos la impresionante silueta del Montcabrer y el no menos impresionante nubarrón negro que se acerca.

Nos despedimos del Montcabrer

Llaneamos veloces enlazando de nuevo con el GR antes de comenzar a bajar hacia la Foia de Alcoi con la ciudad que aparece allá abajo. Parece a tiro pero queda mucha ruta todavía, ya lo creo. Mucha ruta y muchas cosas que contar. La bajada es por un paraje verdaderamente desolador. Las huellas del incendio de Julio de 2012 son bien visibles en toda la ladera. Otro desastre más para engrosar la trágica nómina de incendios de este año.


¡Qué triste...!

Por si faltaba algo, se desata la tormenta en la bajada. Agua y un poco de piedra que nos dejan bien caladitos.
Llegamos a collado de Sabata y la pinada que ha resistido al fuego. La lluvia cesa y nos da una tregua que aprovechamos para comer...que también comemos ¡eh!.
Tras reponer fuerzas seguimos por pista en bajada que nos lleva al Mas dels Capellans y a les Casetes de Vilaplana.

Mas dels Capellans

Un tramo de asfalto antes de enlazar con la senda que nos seguirá bajando junto al espectacular barranc del Cint. Es el último tramo de la ruta y verdaderamente, la guinda del pastel. La senda empedrada no tiene desperdicio.

Entrando al barranc del Cint

Nos pasea por rincones sobrecogedores. Verticales paredes que se van cerrando. Cimas imposibles, accesibles sólo para los numerosos buitres que sobrevuelan dominadores estas murallas.


Barranc del Cint

A pesar de estar casi al final de la etapa nos recreamos sin prisa en este tramo, el lugar lo merece.


Barranc del Cint

El barranco se abre junto a la antigua fábrica del Longanicero y su chimenea.

...y llegamos al final de una inolvidable etapa de  nuestro GR-7

Ya hemos llegado a la carretera que sube desde Alcoi hasta el Preventorio y allí están nuestros coches.
Cansados pero muy satisfechos tras haber recorrido una de las etapas más memorables de nuestro querido GR-7.
Unos estiramientos y para casa con algunas postales en la retina que renacen cuando redacto esta crónica.

(by J.Manuel)

Y durarán, ya lo creo.









1 comentario :

Angel Salom dijo...

Hay que ver el juego que os están dando las etapas del GR7, ésta desde luego preciosa a rabiar.

Saludetes!