miércoles, 19 de septiembre de 2012

MONTANEJOS - MORRÓN DE CAMPOS (15/09/2012)

Como decíamos ayer...
¡Ojalá que llueva...pero que llueva de verdad y ya!
Llamadme pesado con el tema de la lluvia, igual con ésto la invoco y con un poco de suerte no tarda en llegar.
Así comenzaba la redacción de esta entrada. Pero ahora, cuando escribo estas líneas, el cielo parece regalarnos algunas de sus preciadas gotas. No son muchas pero son de agradecer.
Para hoy tocaba subir al Morrón de Campos desde Montanejos. Una rutita montañera como pocas, cortita (apenas 12 kms.) pero intensa.
Vamos a recorrer la Senda de la Bojera (SL-CV 105) con dos extensiones la mar de interesantes y atractivas.
Una vez en Montanejos, podemos dejar los vehículos junto al cuartelillo de la Guardia Civil (seguros y vigilados estarán sin duda) ya que volveremos por ahí.

El Mijares a su paso por Montanejos

Bajamos por la carretera en dirección a la Fuente de los Baños y una vez pasado el puente veremos a nuestra izquierda las señales de comienzo de la Senda de la Bojera, Cueva Negra y Cinglo de los Castillejos.


Empezamos lo que será una contínua subida hasta el Morrón de Campos.
Una primera extensión aparece en poco menos de 20 minutos. Es el desvío a la Cueva Negra. Vale la pena acercarse a ella y contemplar desde su boca la amplia sala que se abre a sus pies. Grandes bloques de piedra se depositan en el interior aunque parece que no tiene ninguna galería. Con cuidado podemos descender y recorrerla (Cueva Negra).




En el exterior se observan algunos parabolts y cuerdas para rapelarla desde arriba. Una vez visitada volvemos a la senda para seguir ascendiendo. Bonitas son las vistas que se van pincelando durante este trecho. Predominan los pinos que todo lo cubren hasta el Colladillo.

Bego y Manolo en la subida

Allí volvemos a dejar la senda (hay un poste indicador) para ascender a ese estupendo mirador que será el Morrón de Campos.


La senda se empina y zigzaguea. Seguimos las marcas blancas pintadas en las rocas para orientarnos en este duro tramo de subida. Llegamos a un primer cinto rocoso que se salva con buenos apoyos y una cadena metálica que parece recién instalada.

Trepadita

Seguimos en zigzags hasta una segunda corona rocosa con escaleras talladas. Un giro a la izquierda y un último esfuerzo por una canal con buenos agarres y la cadena de rigor por si las moscas.
Casi arriba sorteamos unos bancales y llegamos a la cima rematada por una caseta forestal, antenas y vértice geodésico (966 m.).

Cima del Morrón de Campos o Frontón (966 m.)

A esta cima también se le llama el Frontón. Impresionantes vistas de todo el valle del Mijares, el embalse de Arenoso y su aliviadero o Chorro, las montañas circundantes como el monte la Copa, la silueta del Penyagolosa, la sierra de Gúdar, el Desert de les Palmes y parte de la costa.

                             
                                                Panorámica móvil desde la cima del Morrón de Campos

El Chorro del embalse de Arenoso

Buen lugar para relajarse, eso sí, con un buen almuerzo que ya es hora.
Fotos de rigor y a volver sobre nuestros pasos. Bajamos con cuidado por el mismo sendero de subida. Ahora nos deleitamos con las vistas del tremendo tajo del barranco de la Maimona mientras un numeroso grupo de buitres nos sobrevuela elevándose con las térmicas.

Impresionantes vistas del tajo de la Maimona en la bajada


De regreso en el Colladillo seguiremos descendiendo por el SL hasta el lecho del barranco de la Maimona, seco para la ocasión y que cruzaremos sin dificultad.

Cruzando el seco cauce de la Maimona

Pasamos a la ladera de enfrente más frondosa y subimos hasta conectar con
el PR-CV 126 que más adelante coincide con nuestro querido GR-7.


Es una verdadera gozada volver a recorrer este tramo, con unas maravillosas vistas del barranco de la Maimona que se retuerce allá abajo. Una de las postales más agrestes de nuestras tierras.

El Morrón de Campos desde el GR-7

Bajamos distendidos en amena charla a la vez que asombrados por las majestuosas vistas que nos regala el camino.

El tajo de la Maimona

Llegamos a Montanejos sobre las 13:00 horas y nos refrescamos con unas cervecitas antes de volver a casa. He disfrutado como un enano de esta durilla, calurosa (ya llegará el invierno) e intensa ruta. Han sido 12 kms. con casi +800 m. de desnivel para seguir engrasando las bisagras de cara a un nuevo curso montañero que se las promete emocionante, divertido, ameno, interesante, sano y sobre todo con los mejores compañeros de viaje que uno pueda desear. Salud para disfrutar los kilómetros que tenemos por delante es lo que pido para todos vosotros y para el menda, que aquí estará para contarlo.
De las agujetas del domingo mejor no hablar...jejeje.

En la cima del Morrón (by J.Manuel)

Adéu.




3 comentarios :

trotasendas dijo...

Buena ruta la hice este verano incluyendo los estrechos del Mijares y lo pasamos muy bien. Pero me apena ver el cauce del río Maimona seco , cuando lo cruzamos nosotros pasaba agua. Haber si es verdad y el otoño trae las lluvias. Saludos

Toni Ibañez dijo...

Hola, que cara de felicidad se os ha quedado al final de la ruta jeje. La verdad es que bien lo merece porque es preciosa. Haber si os doy enviado un poco de agua que seguro nos sobrará en los largos inviernos. Por cierto llevaríais unas corazas para que no os confundieran con jabalís jejeje. Un abrazo, nos vemos en el camino

Emilio dijo...

Preciosa ruta. De mis favoritas. La repito una y otra vez y me sigue gustando igual (quizás mas). seguro que disfrutásteis mucho.
Saludos.