miércoles, 4 de abril de 2012

ESPADILLA - PEÑA SAGANTA - CASTILLO (31/03/2012)

¡ Que no la conocéis !. Pues ya os la estáis apuntando en vuestra lista de "pendientes".
Para los que ya habéis estado seguro que os trae buenos recuerdos.
Una estupenda ruta en las estribaciones de Espadán. Si hace un par de semanas transitamos por el límite sur del parque natural con castillo y cima incluidos (Castellnovo, Almonecir, Alto de Bellido) hoy lo haremos por su límite norte, también con cima cresteada, la Peña Saganta, y el castillo de Espadilla. Esto es como darle un abrazo a Espadán. Se merece eso y más.
Vamos a caminar sobre el PR-CV 314 con la propina añadida del muy recomendable desvío al castillo, ya de retorno a Espadilla que es nuestro punto de inicio.


Todo muy bien indicado, vamos que no te pierdes...
Al llegar a Espadilla tomamos a la izquierda una calle que sube hasta una pequeña pista polideportiva. Por allí podemos aparcar, además hay una fuente. El PR comienza allí, junto al barranco de la Piqueta, que nos acompañará durante la subida.
Vale la pena desviarse para visitar durante unos minutos el pequeño y cuidado jardín botánico que nos encontramos al inicio, mientras Espadilla se despertaba.

Primera parada ... el jardín botánico.
Durante los próximos 2.5 kms iremos subiendo y subiendo por una zigzagueante senda con el barranco de la Piqueta escoltándonos en todo momento. A la vista tenemos el castillo y la Peña Saganta, nuestros objetivos.

Los dos objetivos del día...¡a por ellos!
Sin prisa y deleitándonos con las vistas que nos regala la altura pasamos junto a la fuente de la Piqueta, sin rastro de agua.



El castillo durante la subida

Seguimos subiendo hasta alcanzar el llano de la Olla donde nos espera el barranco Carboneras, que cruzamos. La pendiente hace ya un buen rato que se ha suavizado y la senda discurre entre pimpollos, aliagas, grandes romeros y preciosas jaras en flor.
Antes de llegar al poste donde el PR se bifurca, nos separamos de la senda para acercarnos a las rocas que flanquean el barranco y disfrutar de un precioso mirador del profundo valle del Mijares, el castillo de Espadilla, que parece dominarlo, el pueblo de Toga y la inconfundible mole del Penyagolosa.

Castillo de Espadilla, Toga y el Penyagolosa

¿Qué Ximo ... volamos un poco? (by Manolo Moliner)

Castillo, Espadilla, Toga, Argelita desde el mirador
En el cruce, bien indicado, tomamos el ramal hacia la Peña Saganta que nos espera con su cima cresteada.
Una vez allí toca recrearse con las maravillosas vistas que se ofrecen. Los grandes bloques de roca que la conforman nos regalan unas postales para enmarcar. Las poblaciones del valle del Mijares hacia el norte y la garganta de su afluente, el río Pequeño, hacia el este.

El valle del Mijares desde Peña Saganta
Esta atalaya acariciada por los rayos del sol es el mejor lugar para disfrutar del almuerzo, con los inevitables chistes de Ximo como postre. Y foto por aquí y foto por allá.
Recogimos trastos (hubo quien cargó con algún trasto de más) dispuestos a reanudar la marcha pero...la verdad es que apetecía quedarse allí un ratito más, con la modorra post-almuerzo y ese solecito ...ummm.

Almuerzo en la cima

La pandilla en la Peña Saganta (by J.Manuel)

Mientras unos salían en desbandada volviendo sobre sus pasos hacia la senda, otros recorrimos la cresta hacia el sur, aventurándonos entre las rocas que se desplomaban en unos impresionantes cortados.


Las paredes de la Saganta
Recuperamos la senda más adelante pero no al resto de la tropa que ya había iniciado el descenso hacia Espadilla y a esas alturas de la mañana estaría ya por el aeropuerto peatonal de Castellón. Contactamos con su torre de control para ver si estaban por allí, pero no. Una pareja que subía en dirección contraria nos indicó amablemente que la tropa nos esperaba más adelante. Respiramos tranquilos.

Ya estamos todos
Una vez reagrupados, a la altura de un aljibe, seguimos bajando con el río Pequeño a la derecha y las paredes de la Peña Saganta a la izquierda. Conforme la íbamos rodeando se nos abrían nuevas vistas. Esta ladera de la Peña nos mostraba sus rocas estratificadas muy pintorescas y originales.

De allí arriba venimos
Poco después reaparecía ante nuestra vista la población de Espadilla y su castillo, que no tardaría en ser conquistado. En un recodo del camino, donde se descuelga el barranco de Carboneras, está la fuente del Castillo (ni gota de agua), aunque un cartel nos indica que unos metros más abajo haberla, hayla. Por aquí volveremos a la bajada del castillo. El PR, no obstante, continúa hacia Espadilla tras pasar por el cruce, bien señalizado, donde comienza el fuerte repecho que nos dejará a los pies de las murallas.


Hacia el castillo
Vale la pena desviarse hasta las ruinas del castillo y disfrutar con la visión de la Saganta a nuestras espaldas. Más fotos en este bello rincón y a desandar el camino hasta la fuente, porque volveremos por una senda excavada en la roca, con túnel incluído y que nos deja en Espadilla en un santiamén.

Por aquí volvemos...

...por aquí pasamos...

...y por aquí salimos.

Espadilla a la vista...
Punto y final. Se acabó lo que se daba.


Aunque no soy muy partidario de puntuar las rutas, ésta se llevaría una nota muy alta. No es muy larga (12.8 kms.), no es excesivamente dura (750 m. de ascenso) y me deja un buen sabor de boca.




3 comentarios :

Dani(Ayvoy!!!) dijo...

Clásico entre clásicos del senderismo en Castellón.
Mira que he hecho veces esta ruta y no conocía el túnel ese,ya tengo excusa pa volver jejeje.

Un abrazo.

trotasendas dijo...

Buena ruta Paco como dice dani todo un clásico. Esta montaña pese a su modesta altura tiene una forma majestuosa y es irresistible para cualquier montañero que se precie jejeje.
Saludos

Angel Salom dijo...

Esta ruta no podía faltar!! La hicimos hace un tiempo y me sorprendió gratamente.

Saludos!