jueves, 14 de julio de 2011

PIRINEOS 2011 (1ª parte) LA GRAN FACHA (3.005 m.) 08 y 09 /07/2011

Como os prometí, aquí estoy casi sano y salvo.
Tras un maravilloso y adrenalítico fin de semana pirenáico.
Los planes se cumplieron completamente. Objetivo cumplido.
Os narraré mis sensaciones y emociones que todavía perduran (y lo harán por mucho tiempo) en mi retina.
En esta primera parte describo la ascensión al pico de la Gran Facha (La Grande Fache) con sus 3.005 m.
Pico que compartimos con Francia y al que accedimos por su arista NO.
Es un pico emblemático con una forma piramidal preciosa.
Pero vayamos por partes...

                                                           Estreno mochila

Mi hijo Jordi y yo salimos de Valencia a eso de las 16:15 horas del viernes 8 de Julio para llegar al Balneario de Panticosa sobre las 21:30 horas. La intención era subir hasta el embalse de Bachimaña Alto, donde nos esperaba el amigo Juanma, que aprovechó para quedarse tras pasar unos días con su familia y unirse así al grupo (que aún se ampliaría más al día siguiente).
Partimos Jordi y yo sobre las 21:50 h. desde el Refugio de  la Casa de Piedra (1.640 m.).


Comenzaba a anochecer y no tardaríamos mucho en encender los frontales. Tomamos el GR-11 junto al Refugio y como no podía ser de otra manera, tocaba desentumecer los músculos con una primera subida paralelos al río Caldarés, brioso por el deshielo en su caída hasta el ibón de Baños. Lo oíamos rugir, pero ver lo que se dice ver, lo que alcanzaba la luz de los frontales (ya tendría tiempo de deleitarme con este paisaje en la bajada). Tras un pequeño tramo de llaneo tocaba superar la mítica cuesta del Fraile (mi hijo, que ya la conocía en otra estancia por la zona, me había hablado de ella). Un interminable zigzagueo nos elevó hasta el embalse de Bachimaña Bajo y enseguida el Alto. Apareció una luz al frente ,en la oscuridad. Se trataba de Juanma que bajó para esperarnos y ya los tres juntos llegamos al cruce del GR-11 con el GR-24 (que lo une a su homólogo francés GR-10 a través del collado de Marcadau (frontera). En esta pequeña pradera, por encima del embalse, Juanma tuvo la gentileza de haber montado la tienda para vivaquear esa noche. Como agradecimiento, nosotros le subimos la cenita , bocata de tortilla de patatas con jamón para los tres.
Estábamos a 2230 m. y eran las 00:15 h. Dos horas y media de ascensión nocturna para, en 5.6 km. salvar un desnivel de 600 m.
Ni que decir tiene, que los bocatas cayeron en un santiamén y nosotros poco después.
En resumen, la subida nocturna tiene sus pros y sus contras. A favor, el fresquito de la noche y que sólo miras al suelo. En contra, que no disfrutas del espectacular paisaje y, en mi caso,otro factor añadido fue el peso de mi recién estrenada mochila. Siempre me excedo para las necesidades reales. Habrá que ir aligerando para próximos envites.
Sábado 09/07 , 6:30h., casi amanezco yo antes que el sol...no me acabo de acostumbrar al saco y duermo a ratos.



Mientras los jóvenes todavía están en el limbo, el menda se pasea por la pradera disfrutando de un precioso amanecer en los Pirineos y haciendo fotos a la flora del lugar y algún que otro bichejo. Saludo a un senderista vasco (el acento le delata) que viene del refugio de Bachimaña y está haciendo el GR-11.
Acaban por espabilarse mis acompañantes y tras quitarse las legañas damos cuenta de un ligero desayuno.
Tras deliberar un poco decidimos acometer el plan previsto, es decir, subir al pico de la Gran Facha.
Lo que había leído al respecto, me asustaba un poco. Pero bueno, había que intentarlo.
Desmontamos la tienda y aligeramos la carga. Traíamos mochilas "de ataque" más pequeñas y ocultamos las grandes. Había que ir lo más ligero posible.



Ya eran las 9:15 h. cuando tomábamos el sendero señalizado como GR-T 24 que nos conduciría hasta el puerto o collado de Marcadau, frontera con Francia (aunque en la montaña no hay fronteras que valgan), y que enlaza más abajo con el GR-10 (también parte de la HRP) y que conduce hasta el Refugio de Wallon (hacia el noreste) o hacia el collado de la Facha (hacia el oeste).



La subida no tiene pérdida, está bien pisada. Tan solo ofrece la dificultad de tener que atravesar el barranco de la Canal, aliviadero de los ibones de Pecico, que viene bien bravío. Los jovenzuelos lo atraviesan sin problemas y se echan unas risas cuando llega mi turno. Me toca hacerlo por el último punto posible antes del ibón. Los ibones de Pecico están arropados al norte por los imponentes picos Falisse y, ya aparece ante nuestros ojos, la Gran Facha. Unos últimos zigzagueos y llegamos al collado de Marcadau (2.578 m.).



El fuerte viento nos obliga a resguardarnos y sacar los cortavientos. Desde el puerto se divisa el precioso valle de Marcadau y muy a lo lejos el Refugio Wallon. Consultamos los mapas y decidimos, tras casi un kilómetro de bajada, atajar a la izquierda en la cota 2.380m. (está marcado con hitos) y tomar una senda entre los preciosos lagos de la Fache. El de la derecha es de un color azul turquesa precioso.



Esta decisión nos evita seguir perdiendo altura, que luego habríamos de recuperar. La senda pronto se pierde y nos abandonamos en un mar de rocas (glaciar rocoso de la Facha) que ralentiza nuestro ritmo y nos obliga a orientarnos con algún hito disperso, pero con la intención de enlazar más adelante con el GR (en el mapa como HRP), ya muy cerca del collado de la Facha (2664m.). Atravesamos también un par de neveros.



Una vez en el collado (frontera de nuevo), el viento vuelve a arreciar con fuerza. Las vistas son de las que no se olvidan. Hacia el oeste, el barranco de Campo Plano y los ibones de la Facha, y hacia el noroeste, muy a lo lejos, la inconfundible silueta del Midi d'Ossau . Estamos a los pies de la arista de subida al pico. La contemplamos incrédulos ¿por ahí tenemos que subir?, ¿estamos locos?. Pues mas bien...Son la 12:20 h. cuando comenzamos la ascensión. Al comienzo parece senda definida, pero pronto desaparece. La pendiente se incrementa a cada paso.



Algunos hitos dispersos y un poco de sentido común nos guían en la subida. Hay muchos tramos de piedra suelta (ojo con los desprendimientos que provocan los de delante) y toca empezar a usar las manos. Hay que buscar los mejores agarres posibles. Esto deja de ser senderismo y pasa a ser escalada en toda regla. El último tramo es más peliagudo. Ni se me ocurre mirar para abajo. Un último esfuerzo y tenemos la cima a la vista (o casi). Cuando al fin llegamos (3.005m.) nos sentimos los amos del mundo. Son las 13:20 h. La cumbre es una pequeña repisa en la que no caben más de 4 o 5 personas. Tiene una pequeña hornacina en la que "había" una imagen de la Virgen de Lourdes.



Tratamos de identificar los principales picos que nos rodean. Hacia el Suroeste una preciosa estampa de los Infiernos (mañana será otro día), hacia el Norte el inconfundible Midi d'Ossau, hacia el Sur el macizo del Vignemale.

                                                 Al fondo el Macizo del Vignemale


                                              Los Infiernos desde la Gran Facha


                                       Los ibones de la Facha y al fondo el Midi d'Ossau


Todo un espectáculo. Reponemos fuerzas. El cielo comienza a cubrirse y toca bajar. No quiero ni pensar lo que nos queda. La subida fue emocionante, pero la bajada (en su primer tramo) era escalofriante. Hubo que limpiar alguna roca con el culete. Una vez de vuelta en el collado , 14:35 h., un poco de relajación y la satisfacción de haber superado este coloso. Realmente y bien pensado, tampoco fue tan dificultoso. Un poco de picante y adrenalina lo hicieron hasta divertido.
Una vez repuestos tocaba volver sobre nuestros pasos: mar de piedras,neveros ,collado de Marcadau ,ibones de Pecico, y bajada hasta el punto del vivac. Llegamos a las 18h., eso sí, con calma.
Recuperamos las mochilas y todavía nos quedaban 2 kms. de subida por el GR-11 hasta los Ibones Azules, donde ,se supone, nos esperarían acampados mis cuñados Isabel, Fernando y Ricard y el amigo José María (todos ellos experimentados montañeros).

                                                           Los "cuñaos"


Llegamos exhaustos al ibón Azul Superior (2.405m.) cuando eran las 19:05h. y...allí estaban ellos (el resto de la expedición, digo), que habían subido desde Baños de Panticosa. Montar tienda, cenar y departir un rato contando nuestra "hazaña" del día.


                                                        ¡Por supuesto!


Mañana ...los Infiernos....
To be continued...

3 comentarios :

trotasendas dijo...

Gran ruta si señor!!!! subir un 3000 como he comprobado es una experiencia única e inolvidable.Y mas cuando hay que trepar un poco aunque sea.
Espero la continuación de vuestra aventura. Saludos

Jose Manuel dijo...

Impresionante. Menudo fin de semana que te ha montado tu hijo.

Espero leer pronto la segunda parte que no sé que subida es más complicada.

Un abrazo.

José Manuel.

Emilio dijo...

Enhorabuena por la crónica , el rutazo y las fotos.Es una exepriencia inolvidable.Saludos.